La Iglesia de Jesucristo en R. D. publica video motivando a vacunarse

image

En coherencia con su postura y en apoyo a la jornada de vacunación en República Dominicana, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días invita a la población a vacunarse contra el COVID-19 mediante un video publicado en sus canales digitales el día de hoy. Sirvió como portavoz Rafael Gutiérrez, director de comunicación de la Iglesia para el Caribe.

“Hoy quiero recordarte que nuestro cuerpo es un don de Dios, así que debemos protegerlo y cuidarlo, especialmente en medio de esta pandemia”, reflexiona Gutiérrez, destacando que el gobierno, junto a otras organizaciones “han unido esfuerzos para hacer posible que cada persona en nuestro país reciba la vacuna contra el COVID-19”.

Resalta además que las personas tienen la libertad de decidir, “sin embargo, por amor a tu familia y como ciudadano solidario, vacúnate”, finaliza en tono motivador el director de comunicación.

El milagro de la vacuna #VacúnateRD

Apoyo a la vacunación

Desde el pasado lunes 10 de mayo, dos edificios de la Iglesia en La Piña y Ciudad Satélite del municipio Los Alcarrizos, sirven como centros de vacunación, en donde más de 2,000 personas han sido vacunadas hasta la fecha.

En febrero pasado, Servicios Caritativos de los Santos de los Últimos Días (Latter-day Saint Charities), el brazo humanitario de la Iglesia de Jesucristo donó US$ 20 millones para apoyar el trabajo global de UNICEF, contribuyendo así en la adquisición y suministro de 2 mil millones de vacunas COVID-19 para alrededor de 196 países participantes en COVAX para fines de 2021.

Posición de la Iglesia

El 19 de enero, ocho líderes de edad mayor de la Iglesia de Jesucristo recibieron las vacunas, entre ellos su presidente, Russell M. Nelson de 96 años. Igualmente, los consejeros de la Primera Presidencia fueron vacunados.

Recientemente, la Iglesia incluyó una nueva política en su Manual General con relación a las vacunas, en la que anima a sus miembros a protegerse a sí mismos, sus hijos y las comunidades en las que viven a través de la vacunación.

En la norma se especifica que las personas son responsables de sus propias decisiones en cuanto a la vacunación, señalando que, “si los miembros tienen dudas sobre vacunarse, deberían consultar con profesionales competentes de la salud”. También enfatiza que los “futuros misioneros que no se hayan vacunado, probablemente deberán cumplir asignaciones de servicio en sus propios países”.