Autoridades Generales capacitan a líderes de Puerto Rico mediante la tecnología

A medida que el mundo continúa encontrando nuevas formas para enfrentar la pandemia mundial del COVID-19, la predicación del evangelio de Jesucristo sigue adelante de formas novedosas entre los santos de los últimos días. ¿El objetivo? Que la palabra del Señor llegue a través de sus siervos a cada rincón del mundo, a pesar de las circunstancias convulsas en que se encuentra la humanidad y las restricciones que existen para viajar y reunirse.

Tal es el caso de la revisión de área, una serie de reuniones que actualmente combinan la participación presencial con la interacción remota a través de las tecnologías de la información y comunicación. En estas reuniones, las Autoridades Generales de la Iglesia viajan “regulando todos los asuntos de ella en todas las naciones” (D. y C. 107:34) y edificando la Iglesia en todo el mundo.

En esta ocasión, el Área del Caribe recibe la visita del élder Brent H. Nielson, de la Presidencia de los Setenta, acompañado de su esposa Marcia, quienes junto a la Presidencia del Área y otras autoridades de área llevarán a cabo diversas actividades presididas de forma remota por el élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, con la participación de oficiales generales desde la sede mundial de la Iglesia, para instruir a los líderes, miembros, misioneros y empleados de la Iglesia. Estos encuentros se extenderán desde el sábado 21 al domingo 29 de agosto de 2021.

Reunión de capacitación para líderes

La revisión del área inició con una reunión de capacitación para líderes realizada en el centro de reuniones de Guaynabo, Puerto Rico, la cual fue a su vez transmitida desde un salón especial de la Primera Presidencia y del Cuórum de los Doce en Salt Lake City, Utah, desde donde el élder Soares saludó en un español fluido y natural a los ciento veinticinco líderes que se dieron cita en Guaynabo y envió saludos a los muchos otros conectados de manera virtual desde diversos puntos de la isla de parte del presidente Russell M. Nelson, presidente de la Iglesia, quien actualmente tiene a uno de sus nietos sirviendo como misionero en Puerto Rico.

Los participantes incluyeron presidencias de estaca, presidencias de Sociedad de Socorro, de Mujeres Jóvenes y de Hombres Jóvenes de estaca, así como los obispos. El élder Soares estuvo acompañado por la hermana Reyna Aburto, segunda consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro, quien es natural de Nicaragua.

La reunión se centró en responder las preguntas enviadas previamente por los líderes participantes, las cuales se centraron en cómo aumentar y  fortalecer la fe de los miembros, ayudar a los jóvenes a crecer y permanecer activos en la Iglesia, y obtener ideas para equilibrar las distintas responsabilidades de los líderes, tanto dentro como fuera de la Iglesia.

“El objetivo de siempre de la iglesia es ayudar a todos los miembros a que aumenten su fe en nuestro Señor Jesucristo y su Expiación, ayudarles a guardar sus convenios con Dios y fortalecer y sellar sus familias” indicó el élder Soares, citando las palabras del presidente Nelson, para destacar que todo lo que se hace en la Iglesia tiene como finalidad aumentar y fortalecer la fe en el Señor Jesucristo, ya que “la fe es el catalizador para ayudar a las personas a perseverar en su convenios y calificar para la vida eterna”, puntualizó.

Los líderes de distintas estacas que se dieron cita a la capacitación reaccionaron muy emocionados por las palabras del élder Soares y los demás líderes que tomaron la palabra, al grado que muchos indicaron que “sus oraciones habían sido contestadas” y que “el Espíritu del Señor les había hablado a ellos de manera particular”, tal como compartió la hermana Carmen Yolanda Morales, presidenta de la Sociedad de Socorro de la Estaca Ponce, quien indicó que “el Padre Celestial no nos deja solos”.

En su mensaje, el élder Soares habló de lo que describió como “constantes ataques del adversario sobre nuestra fe”, los cuales, según sus palabras “crecen de manera exponencial”. Asimismo, enfatizó la forma en que el Señor ha venido dando respuestas a la situación del mundo actual, especialmente en tiempos de pandemia, mediante la voz de los profetas vivientes.  

Por su parte, la hermana Reyna Aburto indicó que, para ayudar a los jóvenes de la Iglesia a fortalecer su fe y sus testimonios, es menester “tener más confianza en ellos y saber que tienen derecho a recibir revelación, no tratar de hacer todo por ellos. Es bueno acompañarlos y ayudarles, pero hay que dejar que sean ellos quienes pongan en práctica los programas de la juventud, que sean compañeros de ministración, no como compañeros menores, sino como iguales, ayudándoles a sentir amor por quienes ministramos y orando con ellos para recibir revelación”.

En otros comentarios, el élder Nielson ensenó sobre la importancia de mantener el Evangelio simple para que las personas lo puedan entender y aplicar, diciendo “los dos grandes mandamientos resumen la ley y los profetas. El evangelio no necesita ser complicado, es simple, pues amamos a Dios cuando guardamos sus mandamientos y amamos a nuestro prójimo cuando les ayudamos a ver las verdades del evangelio y a hacer cosas buenas. Cada programa de la Iglesia se sitúa dentro de estos dos mandamientos, así que cuando las cosas se tornen complejas, recordemos la respuesta del Salvador: amar a Dios y amar al prójimo.”

Con palabras tiernas, el élder Soares concluyó la reunión invitando a todos los líderes, de manera simbólica, a “lavar los pies los unos de los otros”, como una forma de servirse mutualmente y de forma sincera. Invitó a cada uno a preguntarse: “¿Qué estoy haciendo para lavar los pies de los miembros? ¿Qué estoy haciendo para actuar como el ejemplo que dio Jesucristo para bendecirlos?”, luego agregó “nuestros llamamientos son para servir a las personas según el modelo establecido por el Señor Jesucristo, pues Él fue quien nos llamó, ya que inspiró a los líderes para que nos llamaran. Cuando entendemos esto, bendecimos a todos los hijos de Dios y los ayudamos a permanecer en el camino de los convenios.”

Otras reuniones

La revisión de área está prevista para continuar con otras reuniones y devocionales dirigidos a líderes y miembros de todo el Caribe con la ayuda de la tecnología. Estas reuniones incluyen un devocional para todos los miembros de habla inglesa transmitido desde el centro de reuniones de Guaynabo, Puerto Rico, así como una actividad similar dirigida a los miembros de habla francesa y una conferencia especial para todas las estacas de Puerto Rico, estando los miembros conectados desde sus respectivos centros de reuniones para evitar aglomeramientos, cumpliendo así las medidas recomendadas por las autoridades sobre el distanciamiento social y la protección en las reuniones de la Iglesia.